Los Trastornos de la Conducta Alimentaria

 ¿Qué son los Trastornos de la Conducta Alimentaria?

Los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) ocasionan alteraciones graves en la conducta alimentaria concretamente y en la vida de la persona globalmente. Conllevan obsesión por el control del peso y la silueta .

Aunque existen más TCA, los principales son:

Anorexia Nerviosa: Se caracteriza por una pérdida de peso significativa con riesgo para la salud de la persona, la distorsión de la imagen corporal, el cambio del carácter junto con la aparición de enfermedades y debilidad.

Bulimia Nerviosa: Se caracteriza por la sensación de pérdida del control con la comida, ansiedad y “atracones” (ingesta incontrolada y voraz), acompañados de conductas compensatorias (vómito, uso excesivo de laxantes, práctica excesiva de ejercicio, diuréticos, etc.). También cambios de humor e impulsividad.

Trastorno por atracones: Atracones de comida y uso de la comida como relajante, sensación de pérdida del control con la comida e impulsividad. No aparecen conductas compensatorias.

Los Trastornos de la Conducta Alimentaria mencionados comparten, como características principales comunes, la incapacidad para comer “normal”, el miedo a engordar y el deseo de bajar de peso. También la alteración de la percepción del peso y la silueta, la dependencia de la opinión de los demás, los cambios de humor, la sensación de desorientación vital y la baja autoestima.

 

¿A qué edad suelen iniciarse?

La edad de inicio suele ser entre los 12 y 18 años. La pubertad generalmente suele ser un período de estrés y de inseguridad debido a los cambios físicos, psicológicos y conductuales que se producen. Es un período de transición en el que se configuran la identidad personal y social.

 

¿Cuáles son las principales señales de alarma?

 – Cambio de peso significativo sin una explicación evidente.

– Preocupación excesiva por el tipo de alimentos que consume, las dietas y los productos “light”, entre otros.

– Aparición de rituales al comer: en la forma de masticar, el ritmo, el orden, etc.

– Salto de comidas, poniendo excusas.

– Práctica de ejercicio físico en exceso o moverse constantemente.

– Tendencia a la exigencia y perfeccionismo, mostrando poca flexibilidad ante los cambios.

– Aislamiento y evitación social (recreo, fiestas, comidas…).

– Cambios bruscos de humor, irritabilidad, actitud triste y decaída.

 

Se han expuesto las principales características de una forma muy resumida y sin redactar explícitamente los criterios diagnósticos. Para más información, se pueden consultar páginas especializadas como por ejemplo: www.fundacionabb.org, www.acab.org, www.feacab.org.

A pesar de que se disponga de la información, ante cualquier duda lo mejor es consultar con un profesional. Los TCA son trastornos severos que a menudo pueden pasar desapercibidos por el entorno en su fase inicial; cuanto antes se intervenga, muchísimo mejor.

 

Aún no hay comentarios.

Deje un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información