INTERVENCIÓN LOGOPÉDICA EN EL DOMICILIO, ¿SÍ O NO?

Cada vez son más las personas que recurren a la intervención a domicilio en lugar de asistir a la rehabilitación logopédica a una clínica, bien por no poder desplazarse al centro, por comodidad o por ahorrar tiempo en los desplazamientos.

Cuando se va a iniciar una intervención logopédica en casa del paciente, son varios los criterios que se deben tener en cuenta para asegurarse que esa rehabilitación va a ser igual de efectiva que si se estuviese llevando a cabo en una clínica especializada:

Por regla general, en casa suele haber más ruido que en la clínica, lo cual puede dificultar la intervención si es demasiado fuerte o continuado. Perder la concentración es relativamente fácil, y más siendo niño, por tanto, es muy importante asegurarse que el ambiente donde se van a realizar las sesiones sea lo más silencioso posible.

Otro punto a tener en cuenta son las interrupciones durante la sesión, pues dificultan el avance de la intervención y pueden hacer que se pierda bastante tiempo. Por tanto, se debe elegir una habitación donde no vaya a circular nadie durante la intervención (por regla general, unos 45 minutos) para evitar distracciones.

Es habitual que la intervención se lleve a cabo en la habitación del niño. Esto puede ser una buena idea porque es posible emplear materiales presentes en la vida diaria de éste, o dedicar unos minutos a jugar con el niño a alguno de sus juegos favoritos. Sin embargo, esto puede resultar contraproducente en niños que se distraen con facilidad. Es muy importante que la habitación donde se llevan a cabo las sesiones esté lo más recogida y ordenada posible, para facilitar el desarrollo de la sesión y ayudar a tener una “mente ordenada”. Si la habitación no es el ambiente idóneo, la cocina o el salón también pueden ser una buena opción.

Es importante también respetar la privacidad de las sesiones y no estar presente en las mismas a no ser que el profesional así lo solicite. Cuando están los padres delante, hay algunos niños que no consiguen llevar a cabo las tareas porque están más pendientes de los padres (u otros familiares allí presentes), porque les apetece más jugar con ellos o porque temen equivocarse. La intervención con la familia es muy importante y necesaria, pero siempre siguiendo las indicaciones del profesional.

En lo referente al material necesario, sólo hace falta disponer de una mesa con dos sillas y, en ocasiones, de un espejo para realizar algunos ejercicios (como las praxias, por ejemplo). El profesional que se desplaza al domicilio puede llevar fácilmente el resto de materiales.

En definitiva, la intervención logopédica a domicilio puede ser una buena opción siempre y cuando exista en la casa una zona libre de ruidos, tranquila y ordenada. Los estándares que se cumplen en el domicilio deben ser los mismos (en la medida de lo posible) que los que se cumplen en clínica para facilitar y colaborar en el éxito de la intervención.

Aún no hay comentarios.

Deje un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información