Hablando de drogas (El tabaco)

Hoy toca hablar del tabaco, que sí, aunque en ocasiones nos olvidemos por su cotidianidad, se trata de una droga. En este caso, el tabaco es la segunda droga más consumida entre los escolares, existiendo en este caso, una tendencia descendente. El 35,3 % declara que ha consumido tabaco alguna vez. De nuevo, encontramos una mayor proporción de de chicas que fuman a diario que de chicos, más concretamente un 13,1% frente a un 12 %.
En este caso, parte de la información presentada a continuación se extrae del programa de prevención del consumo de drogas “Hablemos de drogas” de la Obra Social “la Caixa”, sobre el cual recomiendo visitar la exposición virtual online en la página www.hablemosdedrogas.org .
El tabaco proviene de la solanácea Nicotiana tabacum, una planta originaria de Centroamérica. Los indígenas prehispánicos la consumían por dos motivos: por un lado, y aunque resulte paradójico, era considerada una planta medicinal; por otra parte, se consumía también en el marco de ceremonias rituales. La primera referencia escrita sobre el tabaco proviene de Rodrigo de Jerez y Luis de la Torre, compañeros de Cristobal Colón en su expedición a las Indias.
El tabaco en Centroamérica se consumía fumado, enrollado o envuelto en hojas de maíz o bien en pipa. Los colonizadores españoles pronto adoptaron la misma costumbre, llegando el tabaco a Europa a través de los marineros.
Hasta el siglo XVII se utilizó el tabaco como elemento terapéutico para casi cualquier mal. Posteriormente se empezó a comprobar que sus efectos eran dañinos para el organismo, pero no fue hasta finales del siglo XX cuando desde las autoridades sanitarias se empezó a considerar realmente al tabaco como una de las principales lacras para la salud de las personas.
Las supuestas bondades terapéuticas del tabaco se basaban en la sensación de bienestar que producen a quienes lo fuman. El médico Jean Nicot, uno de los responsables de su introducción en Europa y de quien deriva el nombre de la planta, , aseguró haber curado con él, las migrañas de Catalina de Medicis.
Sin embargo, hoy sabemos que no tiene efectos beneficiosos demostrados para la salud, sino que contiene unos 4000 compuestos que pueden resultar tóxicos para el organismo.
No obstante, se encuentra en estudio, la posible utilidad terapéutica de los derivados nicotínicos en determinados procesos neurológicos con presencia de déficits cognitivos y en el tratamiento del dolor.
En cuanto a su composición, la principal sustancia psicoactiva del tabaco y la principal responsable de la intensa adicción y la dependencia física que experimentan los fumadores, es la nicotina.
La nicotina, es un estimulante del sistema nervioso que actúa sobre unas dianas muy selectivas en el cerebro que son los receptores nicotínicos. La nicotina se une a estos receptores con una selectividad comparable a como una llave es capaz de abrir una cerradura de seguridad.
El cerebro contiene estos receptores nicotínicos porque también tiene una sustancia endógena que de forma natural va a ser capaz de activar dichos receptores, la acetilcolina. Las acciones de la nicotina derivan del aumento de actividad de las neuronas que contienen receptores nicotínicos al ser activados por la droga.
Los principales efectos inmediatos del tabaco son relajación, sensación de concentración, fatiga prematura, merma de los sentidos del gusto y del olfato, mal aliento, color amarillento en dedos y dientes, y tos y expectoraciones, sobre todo matutinas.
Como ya he dicho, el tabaco está considerado como la principal causa de enfermedades y muerte prematura por lo que la prevención de su consumo es prioritaria. El consumo de tabaco puede dar lugar a largo plazo, a un diverso número de enfermedades entre ellas: cáncer de pulmón, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, angina de pecho e infarto de miocardio, enfermedades arteriales, cáncer de boca esófago y laringe, úlcera péptica, cáncer de vejiga, cáncer de páncreas o alteraciones en el feto. A nivel psicológico también puede aparecer ansiedad y depresión ligadas a la dificultad para dejar su consumo.
Algo muy curioso del tabaco y que lo diferencia de otras drogas es el efecto que tiene sobre los no consumidores. Se trata del fumador pasivo. Esta probada la evidencia de los riesgos que tienen para la salud la involuntaria exposición al humo. Estos riesgos van desde pequeñas molestias conocidas por todos hasta una mayor incidencia de enfermedades cardiacas y respiratorias.
Exposiciones agudas en cuartos llenos de humo, causaron, aparentemente, enfermedades respiratorias en niños pequeños y cáncer de pulmón en adultos, en mujeres embarazadas niños prematuros, de bajo peso al nacer y con continuas anormalidades en el crecimiento y desarrollo.
Se debe respetar el derecho del no- fumador, pues en el humo, se encuentran más de 1000 sustancias, pudiendo algunas de ellas resultar hasta tres veces más nocivas que fumadas. En un ambiente cerrado, el humo alcanza cotas elevadas de concentración de nicotina por metro cúbico. Se estima que en un lugar cerrado o poco ventilado, un no fumador puede inhalar en una hora lo que correspondería a un pitillo. Tras la inhalación pasiva del humo del tabaco puede registrarse un deterioro de la función psicomotora, sensación de embotamiento del cerebro, cefaleas, y alteraciones visuales.
Los fumadores pasivos, tienen la posibilidad de desarrollar cuadros respiratorios obstructivos y cáncer de pulmón si conviven diariamente con un fumador.
Los pacientes asmáticos agravan sus síntomas respiratorios con la exposición al humo. También se ha encontrado una relación entre padres fumadores y la prevalencia de infecciones respiratorias en sus hijos.
Por otra parte, es clara la incidencia en el feto. Al pasar por la placenta gases tóxicos y vapores inhalados, hacen que cambien las condiciones en el que se desarrolla el feto durante su vida intrauterina. Resultado de esto es que sean prematuros, de bajo peso, que se produzca una detención de su desarrollo físico y mental, etc. Todo esto da lugar a la necesidad de programas preventivos.

Aún no hay comentarios.

Deje un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información