ADOLESCENCIA Y MALAS COMPAÑÍAS

Es durante la adolescencia cuando los jóvenes comienzan a buscar su propia identidad buscando nuevas sensaciones, independencia y libertad. Esto puede llevar en ocasiones a un cambio de amistades por parte del adolescente no resultando siempre de agrado este cambio para los padres.

Si se creyese que esta nueva compañía no es una buena influencia, lo primero que se debe de hacer es asegurarse de que no se está cayendo en estereotipos ni prejuicios y analizar objetivamente el nuevo entorno.

Una vez llegados a este punto es vital conversar con los hijos sobre temas como alcohol, drogas, sexo o delincuencia, dándole de este modo la información que le ayude actuar de la manera más oportuna.

El diálogo entre padres  e hijos ha de ser en un ambiente de respeto, abierto y comprensivo, una conversación tranquila y relajada donde cada uno pueda expresar cómo se siente, empatizando con él e intentando siempre llegar a una comprensión mutua. No conviene hablar mal de sus nuevas amistades ni castigarlo pues además de que solo resultará un alivio a corto plazo puede empujarlo a refugiarse en aquellos que creemos no le convienen.

Como última opción y  si fuese necesario el castigo con el objetivo de protegerlo se le ha de explicar el porqué de esa situación, dejarle claro lo que se espera de él y las consecuencias de un cambio en su comportamiento, de la disminución del rendimiento académico o del incumplimiento de las normas familiares entre otras cosas.

Hay que evitar dramatizar el asunto e intentar que este tema quede aislado de otras áreas tratando con mayor normalidad otras cuestiones del hogar.

Por otro lado, es bueno intentar potenciar otras amistades sin presionarlo ni obligarlo para desviarlo de las malas compañías  y hacer así que pase el menor tiempo posible en ese entorno. Fomentar también el tiempo en familia, cambiar las rutinas y crear nuevas salidas, esto resulta mejor que prohibir. Con todo esto lo que se pretende es alejarse de la necesidad de relacionarse con este tipo de personas.

Recordar que en estos asuntos es bueno mantener la calma y ser perseverante, no dejar de prestarle atención ante las adversidades con el pretexto de “ el se lo ha buscado” pues ha de sentir que como padres sois el mejor respaldo sobre el que apoyarse.

Aún no hay comentarios.

Deje un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información