El desarrollo del lenguaje de nuestros hijos comienza desde el momento del nacimiento. Si bien tenemos una predisposición genética hacia el lenguaje, es imprescindible que el niño reciba estimulación por parte de las personas que le rodean y del ambiente. A lo largo de la historia se han conocido diversos casos.

Leer más