La influencia de amigos, televisión y familia puede hacer en ocasiones que de boca de los más pequeños empiecen a escucharse ciertas palabrotas. Con el tiempo, y si lo dejamos pasar, esta forma de hablar puede volverse automática y pasar a formar parte del repertorio lingüístico de niños y adolescentes; siendo.

Leer más